Miércoles 17 de Julio de 2024

  • 12.7º

LOCALES - POLICIALES

4 de octubre de 2019

La fiscal pidió prisión perpetua por la muerte del bebé: la sentencia se conocerá el lunes

Tras escucharse este viernes los alegatos se postergó para el próximo lunes el desenlace del juicio que se le sigue Julieta Antonella Gutiérrez (21) y Emiliano Sebastián Álvarez (28), madre y padrastro de Aarón Peralta, acusados de matar a golpes al bebé de 15 meses en Morteros hace casi un años, el 14 de octubre de 2018.

En su alegato, la fiscal Consuelo Aliaga Díaz pidió prisión perpetua para la pareja y agravar su imputación de "homicidio calificado por el vínculo" a "homicidio doblemente calificado por el vínculo y alevosía", pena esta como única prevista por la ley en caso de este delito.   Consideró que Álvarez fue el autor material del crimen, mientras que la mujer, acusada de maltrato físico, no cuidó al bebé y permitió los castigos. También, la fiscal pidió tratamiento psicológico para ambos por adicciones a las drogas y violencia familiar.   Según la acusación de la Fiscalía, Aarón había sido víctima de maltrato físico en reiteradas oportunidades entre agosto y octubre de 2018, golpeado con objetos contundentes y sufriendo hasta mordeduras.   Por su parte, los defensores pidieron la absolución, y en el caso del hombre, sino se lo absuelve, se lo condene por homicidio simple, que prevé una pena de 8 a 25 años de cárcel. En cuanto a la mujer, su abogado pidió la absolución por el beneficio de la duda.   El presidente del tribunal Guillermo Rabino dispuso un cuarto intermedio hasta el lunes a partir de las 9 de la mañana. Tras el reinicio de la audiencia, se le otorgará el derecho a réplica solicitado por el asesor letrado Lucio Sarnago -defensor de Álvarez- y posteriormente, se le otorgará la última palabra a los imputados para una vez clausurado el debate el tribunal junto a los jurados populares pasen a deliberar y luego se dará a conocer el veredicto.   La fiscal Consuelo Aliaga Díaz comenzó diciendo que el hecho estaba acreditado tal como fue leído en la pieza acusatoria. Leyó las conclusiones de la autopsia realizada en la ciudad de Córdoba la que reveló que Aarón murió a causa de un traumatismo abdominal.   Además, dijo que la mujer prácticamente se había desentendido de la crianza de sus hijos -Julieta es además mamá de Mirco (4)-, dejando esta labor en manos de su familia primero y luego en su pareja, Álvarez.   La fiscal hizo hincapié en que la mujer no deseaba someterse a las obligaciones del hogar, "ella quería seguir con su vida, salir a bailar, consumir alcohol y estupefacientes, Álvarez, debió asumir la responsabilidad de cuidar de los hijos de la mujer, tal vez si ella se hubiera ocupado un poco más de ellos, hoy no estaríamos ventilando este caso", agregó la acusadora pública.   Además, la fiscal solicitó que a ambos imputados se los someta a tratamientos psiquiátricos y psicológicos para superar la adicción a las drogas, en el caso de la mujer, y la violencia, por el lado del hombre.   Lucio Sarnago, defensor de Álvarez, dijo que estaban acreditados los malos tratos de parte de la madre hacia sus dos hijos. "Ella no permitía que nadie se metiera en la crianza de sus hijos, no los sometía a los controles médicos necesarios, seguía haciendo vida de mujer soltera, salía consumía drogas y alcohol".   En relación a la causa de la muerte del bebé, el defensor dijo que el niño presentaba un golpe, pero no necesariamente se podía vincular a su defendido. "No hay testigos ni directos ni indirectos de los presuntos hechos de violencia protagonizados por Álvarez en contra de los menores. No hay un testigo que pueda acreditar los golpes al menor, en este caso es el Ministerio Público Fiscal quien debe aportar las pruebas". Tras estas consideraciones, Sarnago solicitó la absolución de su defendido.

COMPARTIR:

Comentarios